Monkeyshines, nº 1. O la cabecera de PDV 2011

Imagen de previsualización de YouTube

Realizada por Fernando Franco, realizador y montador, se basa en las primeras imágenes de la historia del cine para convertirlas en un viaje express por la historia del audiovisual. Como explica Josetxo Cerdán, director artístico de Punto de Vista:

Monkeyshines, nº 1 es el título con el que se conoce la prueba de cámara más antigua que se conserva de la factoría de Thomas A. Edison. Rodada por W.K.L. Dickson (para algunos el inventor no sólo del cine, sino del cine sonoro) y William Heise aproximadamente entre 1889 y 1890 la película recoge el movimiento de una forma humanoide (posiblemente Dickson o Heise) moviendo los brazos para que sus gestos queden registrados por el aparato. Para los ojos del espectador contemporáneo lo más destacado de dicha imagen es su carácter alucinatorio: completamente desenfocada, rememora de forma inmediata esa idea de lo fantasmagórico tantas veces asociada al cine desde que Bazin hablase de la ontología de la imagen fotográfica. Rayas, pliegues y otros ruidos sobre la superficie de la película hacen el resto del trabajo. ¡Quién le iba a decir al crítico francés que dos empleados de Edison habían puesto en práctica sus ideas de una forma tan anticipada!
Ciento veinte años más tarde y en otro continente, Fernando Franco las somete a la distorsión propia del nuevo medio mediante una sucesión de compresiones y recompresiones que acaban haciendo brotar el ruido más característico de la imagen digital: el píxel. El ruido (visual y sonoro) muta así, en 36 segundos, de la calidad y la calidez artesana de la película de Dickson y Heise a la gelidez numérica del artefacto digital. Fernando Franco resume, de manera magistral, la historia de las imágenes en movimiento a través de la recuperación, precisamente, de lo que habitualmente se desprecia: el ruido. Si Ortega y Gasset describió en su momento a la vanguardia como aquel movimiento artístico que fijaba la atención sobre el cristal que separa la obra de arte de su espectador, la película que Fernando Franco ha realizado este año como cabecera de Punto de Vista hace precisamente eso: fijarse en la membrana que nos separa de la obra, el ruido, siempre presente como bien sabía John Cage, para con él resumir la historia de 120 años de cine a 36 bellos segundos.

[facebook_ilike]

Esta entrada fue publicada en 2011, Cabecera y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>