es | eu | en
inicio  |  noticias 2017  |  Un fragmento de una película rodada por Jorge Oteiza será la cabecera de Punto de Vista 2017
BUSCADOR DE PELÍCULASIr a Buscador de Películas
Colección Punto de Vista
NOTICIAS
09.02.2017
Un fragmento de una película rodada por Jorge Oteiza será la cabecera de Punto de Vista 2017
Un fragmento de una película rodada por Jorge Oteiza será la cabecera de Punto de Vista 2017
Archivo del Museo Oteiza

La pieza que exhibirá Punto de Vista como arranque de las proyecciones es un extracto de una película inédita en super8 filmada por el escultor vasco en los años 60.

“Las montañas son mamíferos”, nos cuenta Oteiza en su biblia Quousque tandem y en esta cabecera nos lo corrobora. Las siluetas del perfil de las cordilleras filmadas por él mismo parecen tener vida propia tras los ojos del cineasta. Respiran. Rodada en los 60 con su propio puño y ojo, en los paisajes guipuzcoanos de las campas de Urbia y Aranzazu, el valor de estas imágenes es precisamente pertenecer a un super8 inédito que él mismo defendía con estas palabras:

“Toda la geología de los montes son como los apóstoles. Son abiertos, uno es un medio cilindro, otro aquí, otro allá y así siguen. Yo tengo una pequeña película en super8 que empieza por sacar todos los montes como si fueran los apóstoles”.

“El hombre que huye entra en el cine”, nos decía Oteiza, pero el hombre que rueda hace lo contrario: se recluye en una espacio que felizmente le aprisiona, el paisaje que le rodea y que funciona como ese hueco desde el que miraba el cielo en la playa de Orio en la que de pequeño nos cuenta que se enterraba. Oteiza plantado en medio de su preindoeuropeismo, en el corazón del País Vasco, nos muestra rocas, prados, cimas, collados y lomas, y gira en torno a ellos como un faro que no deja ningún punto ciego en su derredor. Oteiza defensor de la primera toponimia, la que viaja más atrás de 80 abuelas, señala con su cámara el hueco antes que las montañas y repite con su cámara: aizpitarte, la sensilidad para nombrar el espacio vacío…el hombre que mira el hueco.

El resultado es una fiesta de geometrías diversas recreadas en la naturaleza que será el aperitivo que dé entrada a todas las sesiones del festival de 2017. Oteiza, el cineasta sin cine, quiere atraparlo aquí todo, desde su pequeño universo, y experimenta una pulsión fímica en estas imágenes del perfil de las montañas que dominan en lo que en principio iba a ser un super8 familiar (la familia aparece escasos segundos, después todo es recreo de la mirada por el paisaje). Contra los que abogan y defienden a un Oteiza despegado de la inspiración en la naturaleza, aquí este testimonio. Las montañas como apóstóles del horizonte.

Oteiza y su tomavistas será el protagonista de la próxima Heterodocsias de Punto de Vista, el programa donde se rescata a un cineasta de nuestro país y por el que en los últimos años han pasado Isidoro Valcárcel Medina o José Antonio Maenza. El festival en colaboración con la Fundación Museo Oteiza ha preparado varios programas donde desarrollar ese reto que supone mostrar a un cineasta sin cine. Oteiza abandonó la escultura en 1963 y se dedicó en cuerpo y alma al cine como una continuación de su lógica experimental, pero no rodó ni ultimó ninguno de los muchos proyectos e ideas que dejó escritas sobre el papel, y que en varias ocasiones pasaron a rodarse por otros, como en Acteón de Jorge Grau o en Operación H de Nestor Basterretxea. Punto de Vista ha organizado cuatro sesiones dedicadas a Oteiza y el cine donde la película entera de 8 minutos a la que pertenece esta cabecera podrá verse por primera vez junto a varias sorpresas halladas en sus archivos y que nunca han visto la luz, como un Discurso al hombre en la oscuridad del cine en el que Oteiza declama con su propia voz sus ideas sobre el séptimo arte y se dirige de tú a tú con el espectador que ha buscado un refugio en la sala.

La cabecera del festival será un aperitivo de este artista total, defensor de un cine del instante sin memoria, un Oteiza que nos muestra un vaivén de montañas, como un Vertov de la orografía. Su mirada no para quieta, solo se detiene ante lo sagrado, un grupo de caballos en la lejanía, animal tótem para Oteiza. Y como en una tabla de orientación, el hombre con la cámara parece estar repetidiéndonos el mantra de la vieja toponimía, la línea de cimas filmadas: Atxuri, Aketegi, Aizkorri, Aitzabal… y hacía el otro lado: Andreaitz, Urdajamentu, Azkiola, Zulaiko… y de nuevo: Arri-urdin, Erriko-aitza, Arkaitz, Botreaitz… Mecidas por la luz, dedica a esta película dos días y en el final de la segunda jornada se ve que espera a que el día se apague para ver como el sol se esconde tras las montañas y deja un juego de sombras en el que el cielo y la tierra ya casi no se distinguen. 

volver a noticias

ORGANIZA
Gobierno de Navarra NICDO
COLABORAN
Teatro Gayarre Fundación Museo Jorge Oteiza Civican Centro de Arte Contemporáneo de Huarte Acción Cultural Española Radio 3 Euskalerria Irratia Cultura Film Revista Filmada Revista Don Institut Français
Uso de cookies:
Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información