Programa 2

Materia vibrante
Pablo Marín, 2024, 7 min. Estreno en España

La ausencia humana da lugar a una colección de espacios que componen una sinfonía urbana de telones de fondo devenidos presencias determinantes. Un paisaje en movimiento centrado en la superficie de una realidad fracturada y vacía que gira en falso.

Ojitos mentirosos
Elena Duque, 2023, 6 min. Estreno en España

El trampantojo es un género de pintura que se apoya en «engañar al ojo» de quien lo contempla. Aquí, una muestra de trampantojos madrileños: los que inventan ventanas y cielos inexistentes en muros de la ciudad, y los que fabrica la cámara de cine.

En este doble programa, dos cineastas piensan en la relación de la materia con el ojo. Como guiados por las palabras de Jane Bennett en su Materia vibrante: una ecología política de las cosas (que da título a una de las películas del programa), estas películas cuestionan el «hábito de analizar el mundo en términos de materia sorda (ello, las cosas) y vida vibrante (nosotros, los seres)». En Ojitos Mentirosos, Elena Duque ronda las calles de Madrid descubriendo trampantojos, falsas vistas palaciegas pintadas sobre paredes yermas, lisas, a veces sin ventanas. Estos murales se revelan contra la ciudad, dibujan sobre la nada una posibilidad materialmente desaprovechada: la de tener balcones, ventanas, flora y fauna de todo tipo, y participar activamente así en la vida de las calles. Duque comienza a ser poseída por el espíritu trampantojeador de las paredes madrileñas y siembra pistas falsas en sus imágenes, mientras recuerda que una cineasta a veces cumple la misma función: planta cosas donde no las hay, mete belleza donde suele haber poca cosa. Captura también sus afectos a través de estas trampas, gente que transita con ella la ciudad haciendo lo propio. También puede verse Madrid en Materia vibrante, aunque no solamente. Lo que se ve es una ciudad que parece uniforme, pero es en realidad una serie de fragmentos de varias. De a poco esos fragmentos comienzan a modificarse, juegos ópticos y dobles impresiones transforman la forma en la que la ciudad se ve para compartir con nosotras un truco: todo en ellas es igual de artificial que en el cine. La primera imagen de la película parece ser la idea detrás de todo esto: una especie de arco romano rodeado de árboles (quizás un bosque). Es la convivencia desesperada de la naturaleza con lo humano cuando el cambio ya es absolutamente irreversible. Hecho el daño, es hora de mirar cómo conviven contra el cielo y la tierra estos tipos de seres: los humanos con sus huellas, flora y fauna con su presencia en los intersticios. Hay belleza en ese encuentro fatídico, y hay densidad en lo asombroso y espantoso de estas vistas: una montaña cubierta de casas (o unas casas cubiertas de montaña), edificios vidriados, fuentes intervenidas por las luces del tráfico que las rodea. La película explora las grietas de esa fractura terrible y fantástica. 

Lucía Salas

Programa 2
Promueve
Gobierno de Navarra
Organiza
NICDO
Con la ayuda de
Con la financiación del Gobierno de España. Instituto de la Cinematografía y las Artes Audiovisuales Acción Cultural Española Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia Financiado por la Unión Europea. NexGenerationEU
volver_arriba

Utilizamos cookies propias y de terceros para los siguientes fines:

Para configurar las cookies que se instalen en su equipo marque o desmarque las distintas opciones de cookies y posteriormente clique el botón "Guardar preferencias".
Al hacer clic en el botón "Aceptar todas las cookies", acepta la instalación de todas las cookies.
Igualmente, con el botón "Rechazar cookies" deniega el uso de todas ellas.
Pinche aquí para obtener más información sobre nuestra Política de Cookies.